El Blog de Sara Hernández

Un espacio donde reflexionar y opinar sobre aquello que me interesa

Archivo para la etiqueta “navidad”

El deporte como forma de vida

El ritmo de vida de ciudades como Getafe no es fácil de llevar. Si a eso le añadimos que nuestro día a día hace que a veces tengamos pocas horas para disfrutar de nosotros mismos, en ocasiones el estrés se convierte en insostenible. Afortunadamente para eso también existe remedio, y no es algo que tenga que comprarse o que sea muy caro, puede ser gratis y sobre todo accesible para todos. Es buenísimo el deporte en cualquier edad, desde los más pequeños a los mayores. Y por ello, apuesto por el deporte de base, los polideportivos públicos y precios asequibles, para que todo el mundo tenga acceso.

El deporte es en muchísimas ocasiones la solución a nuestros problemas. Porque “obligarnos” a salir de la rutina de la oficina o del cómodo sillón del salón es sobre todo salud. Y no me refiero a que perdamos esos kilitos que nos sobran (ahora que hemos pasado la Navidad y sus excesos) sino sobre todo porque el deporte nos hace sentirnos mejor, a estar mejor física y mentalmente. El esfuerzo y el sudor de nuestra frente, nunca mejor dicho, al hacer deporte nos devuelve sobre todo una sensación de positivismo en nuestras ajetreadas vidas.

Y, sobre todo, la sensación del objetivo cumplido, de la meta alcanzada es indescriptible y nos hace crecer como personas y sentir un gran bienestar.

Yo llevo meses dedicando a la práctica del deporte un espacio especial en mi vida y mi rutina. La mayoría de las veces a primera hora de la mañana, pero también, y cada vez me voy aficionando más, a participar en carreras populares. No quiero olvidarme de la bicicleta cuando tengo algún hueco entre días y los fines de semana. Y creedme si os digo que se trata de la mejor forma para llevar una vida equilibrada, y también por la descarga de energía y la toma de perspectiva que tan bien nos viene después, para ser capaces de tomar buenas decisiones en el día a día.

Existen una variedad casi infinita de deportes, desde algunos tan básicos como andar y que muchos médicos recomiendan, hasta los más complejos. Si todavía no habéis apostado por ninguno, os animo a dar el paso. Consejo: sobre todo tened constancia, porque al principio nuestras rutinas sedentarias y la pereza trabajarán en contra pero con el tiempo os daréis cuenta  que el cuerpo  pide hacer deporte, como me pasa a mí,  y llega a convertirse en una forma de vida.

image1 (2)

Anuncios

Mi navidad

Estos días, quien más y quien menos se reúne con la familia y amigos más cercanos para celebrar la navidad, siendo quizás la fecha más señalada en el calendario para los grandes reencuentros. Desde aquí os deseo lo mejor y que disfrutéis al máximo de la buena compañía.

Y digo que disfrutéis al máximo porque bien sabéis que algunas veces estos reencuentros terminan como el rosario de la aurora: discusiones, enfados y tiranteces entre personas que hace mucho que no se ven, hasta que viene mamá poniendo orden y gritando aquello de: “¡¡aquí hemos venido a cenar en paz y punto!!”.

Os reconozco que en mi casa no discutimos de política (podrá parecer sorprendente, pero todos compartimos la misma) y me gusta desconectar un poquito del tema que me ocupa y preocupa los 364 días restantes del año. Y de fútbol bueno, ese ya es otro tema. Como buena atlética y getafense que soy, defiendo a capa y espada mis dos colores y siempre está aquel que para pincharme me dice aquello de bueno, para un año que estáis arriba…Y no puedo evitar cabrearme porque algunos confundan buen trabajo con suerte y no tengan en cuenta que los resultados son fruto de un esfuerzo constante y diario sin bajar nunca la guardia.

En las conversaciones sobre programas de televisión no puedo participar mucho porque apenas los sigo (sólo 1 ó 2 series americanas como Castle o Anatomía de Grey), pero me encanta jugar al juego de mesa que ese año toque (que ya os digo que este toca bingo) y un poquito menos cantar una y otra vez los mismos villancicos con pandereta incluida. No nos privamos de nada.

¿Os habéis dado cuenta que los villancicos son los mismos que cuando éramos pequeños? Campana sobre campaña, Hacia Belén va una burra, Ay del chiquirritín… Los mismos que ya escuchaba en el cassette cuando aún esperaba impaciente la llegada de Papa Noel y los Reyes Magos… ¿Será verdad eso que dice mi padre que como las canciones de antes “ya no hay”, que la música de ahora es de usar y tirar?

Es tradicional que todos los años hagamos competiciones por equipos en el karaoke pero, por qué ocultarlo, no participo en ellas hasta la segunda copa de ron al menos y después de haber perdido un poco el sentido de la vergüenza. Porque no tengáis ninguna duda, en momentos como este no se ríen contigo, ¡!se ríen de ti!!.

Y menos mal que entre risas, chistes y bromas se te olvida pronto ese pequeño momento que tenemos todos (vamos…, reconocedlo) en el que te sientes un poco avergonzado por los gritos y brincos de tu padre… Ya sabéis que lo que pasa en Navidad, se queda en Navidad.

Pero lo que más me gusta es estar con todos ellos, con aquellos que durante el resto del año, por mis responsabilidades políticas, están en un segundo plano. Que me pongan al día de todo lo que ha pasado en la familia y ser yo misma con ellos, sin estar pendiente ni preocuparme de nada más. Además, este año tiene el aliciente de poder volver a ver a mi hermano, una víctima más de la movilidad exterior de la Ministra Bañez que, como el anuncio, vuelve a casa por navidad. Le deseo, a él y a tantos jóvenes y no tan jóvenes, que pronto encuentren un trabajo y que todo el esfuerzo que están haciendo tenga pronto sus resultados.

Os dejo una foto de Romeo, otra de mis pasiones (bueno, los animales en general) un perro poco espabilado y bonachón, pero que hace que me derrita cuando me pide jugar con él o me busca para dormir a mi lado. El se merece una entrada propia del blog.

Image

Navegador de artículos